8/2/06

De pequeño quise tener un perro, pero mis padres eran pobres y sólo pudieron comprarme una hormiga.

W.Allen

3 comentarios:

flordelisas dijo...

me costó, pero lo destrabe... ahora si, se puede comentar.

A. dijo...

Cuando era chico, mis padres eran pobres. Eran tan pobres que no podían comprarme un perro de mascota. Tan tan pobres que ni una hormiga. Tan pero tan pobres que me pusieron a trabajar de mascota de un nene del barrio. Un nene pobre. Así que trabajaba de hormiga colorada, de chico. De tanto arrastrarme terminé morochito. La gente no quiere hormigas negras. Así que me echó, con un poco de asco; y a las dos semanas volví llorando a casa. Con tres añitos, esa fué mi experiencia en el mundo de las mascotas. Fué una infancia difícil. Entiéndanme.

flordelisas dijo...

pobre...