30/12/06

Agarre y las junte a todas.

La mujer del vestido blanco, los dedos retorcidos, la razón, el campo, los óvulos, la mañana en Potosí, los calores de Roberta, las pocas cosas, la epidemia, las putas, las calladas, los pensamientos asesinos, el bello, el bellísimo ardor. Las baladas, los viernes, las personas, los microbios, las entradas, el uso, los miedos de José, seis siglos, las meninas, el café, lo llorado, las amebas, lo insólito, la espera, los años cuarenta y los años cincuenta. El destierro, los niños, el cielo de cartón, la arteria principal, los anteojos, el Mouse, la terrible tempestad, el aplomo, las enumeraciones que no pueden faltar, los pormenores del indigno, el cambio inesperado, los pitos chiquititos, la luna que parece un alfajor, las luciérnagas, el lago Titicaca, la paz en colectivo, los números uno, veintiséis y mil, las miserias de Ghandi, la Maria desdentada, el puerto, la magia, el sadismo, los cansados, el Líbano de tarde, los pelotudos de siempre, una canción croata, los restos de una cuna, los locos de Chareton, el sinfónico alarido de garganta, los mejores sentimientos. Las ocho menos veinte, el hijo muerto de Moliere, los azules, el ámbar, la mañana, los comandos, la sangre, los quilombos, la negrura, lo pequeño, las palomas, el tul, la menopausia, la voz, el amarillo. El sol, las naranjas, un carro de gallinas, dos hermanas que se secan, la plaza publica, Bagdad, el dispensario, la sintaxis que todo lo revuelve, los diarios de domingo, el final del fin del mundo, las uñas, los microbios, las suecas y las tetas, el terror de confesar, la experiencia de aquel, los menores palestinos, el sexo que no debe faltar, la negada benevolencia de la sal. El trauma de Victoria, la naturaleza verdecita, los recelos, Sigmund Freud, la cordura, el memorioso estado del amor, las contrarias palabras que lo niegan, el desmayo, los cólicos renales de Bardott, los humanos inmorales, el bigote recortado, la nada, las ningunas, los negreros. Los muertos amarillos, los muertos implotando como muelas, implorando como muertos, como muelas. Las mayúsculas que lo empiezan todo, el momento del orgasmo, algunos simulacros. El despojo. Olvidar el corazón. Olvidarlo para siempre. Lo que debería estar dentro de mí. Seis lunares que me atraviesan de norte a sur. Mi nombre.

27 comentarios:

flordelisas dijo...

Sr Pablo. He sacado el post anterior por una cuestión de reemplazo directo. En aquellos comentarios yo le decía.

Que lo que dice el texto es "Revuelve" "La sintaxis que todo lo revuelve". Que es lo mismo que resuelve, solo que al principio.

En el otro párrafo me hacía la loca transgresora y decía:

Yo también lo invito a mi casa
¿eh?

Después le decía a Diomedes que gracias, que no se tire caca encima que todos podemos enumerar.

Y creo que no decía nada más.
No, no decía nada.

¿pablo? dijo...

Excelente.

Voy a tener que hablar mucho.
En fin.

a) Ahora me olvidé. No sé si leí resuelve o revuelve, ni si escribí resuelve o revuelve cuando comenté tu escrito.
Es muy gracioso.
Si me dan a elegir, prefiero "Resuelve", al menos para el texto anterior que habias posteado (y que terminaba mencionando "tu/mi nombre").

¿pablo? dijo...

Lo pienso un poco.
La sinxatis "resuelve", porque creo firmemente (eso creía hace unos minutos) que toda sintaxis es una forma de Orden, una petición de principios, es decir, todos lo saben, una comosvisión.

Pero después de pensarlo, suena retrógrado.
Y absolutista.
Digo: La sinxatis "revuelve", también hace eso, es decir, pervierte, ataca, o desordena el orden (cierto orden), digo, hay sintaxis "de vanguardia" aunque sea de "vanguardia pop".

¿pablo? dijo...

b) Le cambiaste algunas cosas. Por ejemplo, el final.
Me gustaba, al menos la parte última, como estaba antes.

¿pablo? dijo...

Sigo rompiendo.

d, f, g) Voy a tu casa cuando quieras. Tengo por lo menos toda la primera quincena de enero para pasear por donde sea.

¿pablo? dijo...

Eh?

Anónimo dijo...

La sintaxis no hace nada.
Nosotros hacemos con ella cualquier pelotudez o cualquier maravilla.

flordelisas dijo...

Damos por echo Sr anónimo que salvo dos o tres cosas, las demás cosas de este mundo son invenciones.
Aclararlo sería redundar en obviedades.

no?

flordelisas dijo...

Estimado. Me quedo con revuelve. Es menos sintáctico.

El final. Tiene razón, lo cambié.

Visitas: Vuelvo el 25 de enero de mis vacaciones. Y lo espero con matecitos-

¿De que se hablará?

Del tiempo y del mandato presidencial.


Salu'
La e.

Edwardo Almereyda dijo...

Me entrometo en esta inexpugnable conversación, solo para dejarle, amiga, una dirección de correo electrónico. Es que me gustaría se comunique conmigo para pedirle un favor de orden personal. Escríbame si lo desea y de esta manera yo podré contestarle. No es nada raro, no tema. un saludo. edwardoalmereyda@hotmail.com

Anónimo dijo...

no estoy de acuerdo con una afirmación clasificadora tan contundente como la suya, pero aclararlo llevaría mucho tiempo.
Las invenciones en realidad, son muy pocas. Tantas como lo permite la sintaxis.


G.

flordelisas dijo...

"La sintaxis no hace nada. La sintaxis es lo que nosotros hagamos con ella"

Estoy de acuerdo.

Deduzco a partir de sus palabras entonces que:

Sintaxis es ficción porque es construcción cultural. Lenguaje es ficción-

Ahí es cuando dejo de comprender su idea. Si la sintaxis es ficción, como usted asevera en el comentario numero uno, ¿cómo puede ser que las contrucciones sean pocas? ¿No es que somos puro lenguaje?


No se...

Señor/a G-
Bienvenido/a.

Paranoid dijo...

nanana me gusta mas ke esten todas las enumeraciones separadas, cada una fue escrita en momentos y sicunstancias diferentes ke dieron lugar a pensar esas palabras en conjunto, por lo cual estan de alguna forma conectadas inconcientemente y uno puede descomponerlas en una interpretacion del subconciente del autor
ademas cansa leer tanto

Y PORKE SACASTE EL POLICIAL?

Saludos

flordelisas dijo...

¿Papá sos vos?




Paranoid!

Anónimo dijo...

el problema es que cuando se dice "ficción" se suele hacer la asociación directa con el concepto de "mentira". Y se presupone así que existe alguna cosa natural intacta en el éter, o algo así, "verdadero". Que todo sea mentira o todo sea verdad no tiene importancia.
La sintaxis en mi humilde opinión, es la mentira y es la verdad, y todo lo que haya en el medio, y es también la posibilidad de ampliarse a sí misma, como bien dice ¿Pablo?, cuando habla de vanguardia.
Habría que distinguir diversos tipos de invenciones. Hoy no.

la G.

¿pablo? dijo...

Ja, me metí acá y ahora hay una discusión cultural interesantísima.
Vamos de a poco.

EL primer comentario de G es a medias desafortunado (digo "a medias"), porque también es a medias provocador, y eso me gusta.
No creo en Dios, ni creo en que "las cosas hablen". La sintaxis tiene sujetos que hacen de ella (etc). Es, como dice Ella, una construcción cultural.

¿pablo? dijo...

Sigo.

Comento mi forma de lectura: acuerdo con las rectificaciones y comentarios de Ella (la administradora, Florde, E), y con el hecho de que tus afirmaciones, "G", me producen satisfacción al principio y asombro al terminar.

Sigo con a discusión: Creo que E(lla) no daba a entender que mentira = ficción, aunque acepto que, como en el caso de lo que yo decía respecto a la sintaxis, es algo que opera en "el sentido cómún" (que carajo es eso???) y que corríamos el riesgto de estar significando. Creo que en ninguno de los dos casos ("sintaxis" y "ficcion") era así.

¿pablo? dijo...

Sigo, sigo.

No tengo posición tomada (vean, soy epostemológicamente "sincero"), respecto a si finito ("G") O infinito (E). Pregunta para G: ¿por qué y qué querés decir con hoy no (en relación a lenguaje y "vanguardia"). No es una provocación. Me interesa mucho el tema.

¿pablo? dijo...

Por último.

Flor de: me encanta que tu escrito haya en cierto modo suscitado esta "discusión".

No sé que haré de mi vida en estos días, siempre es un placer, ojalá entonces nos veamos y mateemos (habla de la actividad de tomar mate, ojo) después del 25. Es una expresión de deseo. En serio.

Anónimo dijo...

con "hoy no" sólo quise decir "ahora no tengo ganas de ponerme a hacer esa clasificación".

...considero que todo lo que es finito es de alguna manera poco, y es innegable que nuestra sintaxis es finita; existe un número concreto de palabras que conozco, y un matemático muy avezado o ideal (qué palabrita introduje aquí)podría con esa cantidad calcular cuántas posibilidades de combinaciones sintagmáticas existen, y sumando incluso la probabilidad de que yo aprenda tres o cuatro o veinte palabras nuevas por día, u otro idioma, es, con todo, posible. Es un número. Pero no, no me quiero poner determinista.
Yo no entiendo el infinito y tiendo a sospechar que no existe nadie que pueda entenderlo. Y esto tal vez no sea más que otra de mis necedades. Pero de otro modo me siento obligada a creer en las experiencias místicas, que parece ser que abren la mente a una especie de no-sintaxis, y esto es presentado por los gurúes prósperos junto a la idea de que la razón se puede trascender, sobre todo comprando sus libros.
Algunos más respetables hablan de "unidad", y no de una existencia que tiene una medida que no se puede medir. Quizá esa unidad sea una presentación inmediata y completa del conjunto de la propia cosmovisión, palabrita que usted ¿Pablo? dice que todo el mundo conoce. Me gustaría sacarle una foto a este Aleph, a TODAS las sinapsis posibles juntas.

la G.

flordelisas dijo...

La sintaxis es invención. Construcción finita (valga la redundancia).
No se en que momento pase a ser la representante de lo infinito, (mi arrogancia jamás me lo permitiría). Lenguajes llenos de normalizaciones y dispositivos de verdad que estructuran los paradigmas, el conjunto de ideas que la validan.
Es por eso que concuerdo. “La sintaxis es lo que hagamos con ella”. Creo que las invenciones, en realidad son todas o casi todas, simulacros. Ficciones. Lo que no implica que sean mentira, pues la mentira también es otro simulacro. Y como bien dice usted Srta G, esto realmente deja de ser importante. Porque nos movemos, de todos modos, según estás reglas.

¿que será la unidad en un mundo finito sino la propia subjetividad?

¿pablo? dijo...

Me gusta mucho Deleuze, así que no estoy a favor de "las unidades".
También creo que hay en la división finito / infinito una recarga positiva sobre el segundo término (algo así como "habría que aspirar a lo infinito" o "lo infinito es mejor").
No estoy de acuerdo con eso.
Hasta acá llego, me quedé sin palabras (sobre lo que no se puede hablar hay que callar).
N-1.

flordelisas dijo...

Claro que no existen.
Esa pregunta invalida el concepto de unidad.

Yo también.

A callar.

flordelisas dijo...

Estimado, volviendo al tema de las enumeraciones. Si tiene la oportunidad, lea (del prefacio) de Las palabras y las cosas de Michel Foucault el texto de Borges que el autor usa como introducción.

Ahi empezó todo esto.

¿Lo atractivo de la enumeración?

La imposibilidad del otro de pensar lo mismo

Jack Duluz (Sub Cte Bizarro) dijo...

Enorme ese prefacio. Sobre la discusión, nada. La sintaxis me la suda.

Anónimo dijo...

Está bien. A callar entonces.
(pero la palabra "simulacro" no me gusta. ¿Simulacro de qué? La etimología de esa palabra arroja tintes platónicos. Creo que la palabra "sintaxis" está bien, y todo intento sinonímico depreda el sentido. Sintaxis no es igual a verdad, ni a mentira, no es ficción, no es realidad, no es simulacro, no es esencia. Las invenciones son estructuras sintácticas sin más, creo que así de tautológica viene la mano).
Hasta cuando se hable otra vez.

Buenas Vacaciones, le desea la G.

¿pablo? dijo...

He vuelto. USted no. Juro que deseé encotnrarla en algún lado, y que me llevara, a dedo.
G, dejé un comentario en tu blog, espero que lo leas, y que si te vas no te vayas, léase, no desaparezcas.