25/10/08

L'escamoteur

Vi dos caballos galopando en el asfalto
Corrían de costado

No quiero escribir que se caían

12 comentarios:

Federico J. B. dijo...

Hanselygretelesco Bonnie, y ahora ésto. Y el menos es un buen signo embarazado de más. Porque es una foto para adelante de la cara, pero el no quiero da vuelta la cámara y uno ya no sabe donde mirar y ve que ahora lo enfocan y se peina para la foto.

Ha sido un gusto leér y posar para el poema.

Y a seguir preñando menoses se ha dicho.

Anónimo dijo...

El lector no es estupido, no hace falta que aclares que no querias escribir que se caían, la cagaste... Que bueno que te diste cuenta que el poema publicado ayer era una falta de respeto a la poesía y lo quitaste...Te felicito la sinceridad..Deberías quitar unos cuantos mas..Abrazo

Elisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elisa dijo...

"Anónimo"

Viendo que:

1- Esta usted muy interesado en hacer un seguimiento de mi producción escrita.

2- Que tiene mas claras que yo las coordenadas de la crítica literaria o por lo menos las expone sin timidez.

3- Notando además que no es un estúpido, y mucho menos un lector estúpido y por ende conoce las necesidades de los lectores inteligentes. (Cosa que yo realmente desconozco, creame soy mas imbecil aún de lo que usted cree)

4- Que tiene el tiempo necesario.

Es que le propongo me de clases de escritura. Lo digo sinceramente. Quiza usted pueda eseñarme algunas cosas.

Hacer de mi persona una mujer digna de su lectura.

De verdad, me encantaría saber que tiene usted para decir.

Si esta de acuerdo, empezamos.

¿Cómo debería haber terminado el poema de los caballos?

Como? Porque creame no lo supe continuar.

De todas formas prefiero producir cosas malas y no joder a los demas. Son estilos. Pero ¡vaya! si el dialogo no es una herramienta para la mutua comprensión.


Espero de sus enseñanzas.
E.

Anónimo dijo...

Usted no debería haber terminado el poema de los caballos de ninguna manera simplemente porque no lo debería haber empezado jamás. Creame, es necesario joder un poco más para devolverle a la poesía (género bastardeado y burlado, si los hay) el respeto que se merece. "E." yo la invito a que si de verdad es ésto lo que quiere hacer, empieze a no darle lo mismo producir cosas malas que auténticas creaciones del alma. Hay, en la poesía, una búsqueda milenaria en la palabra. Pienso (y no va de ofensa mujer!) que sus letras deberían sumergirse en las profundidades y abandonar su vuelo estéril y superficial. "Ante todo esto-dice Rilke- pregúntese en la hora más callada de su noche: ¿debo escribir?" Estamos en una época difícil, en el que la producción en serie, los cambios y la velocidad son moneda corriente. El poeta es un profeta de su tiempo, y para ello debe encontrar la manera de permanecer inmune a estos cambios y recuperar el sentido de las palabras tan manoseadas a lo largo de la historia y por todas las generaciones que han habitado este planeta. Y eso lleva un trabajo arduo y comprometido. De lo contrario, estaríamos agrandando la brecha que nos aisla del mundo de la vida y que embrutece el alma. Esto es todo lo que tengo para decir. No creo en la crítica literaria, no creo en el "lector inteligente", y no creo que ni yo ni nadie pueda enseñar a alguien a escribir. Creo en el ser humano, en la creación, en el diálogo como "mutua herramienta de comprensión", y todavía creo en la palabra como salvación. Y vuelvo a citar a Rilke (si es que de alguien quiere "aprehender" algo, le recomiendo lea las "Cartas a un jóven poeta" escritas por éste autor)"Nadie le puede aconsejar ni ayudar. No hay más que un sólo remedio: adéntrese en sí mismo (...) Averigue si el móvil que le impele a escribir extiende sus raíces en lo más hondo de su alma." Si la respuesta es afirmativa, pues adelante! Escriba. Seré el primero en emocionarme en cuanto sus palabras resuenen como ecos del más allá. Un abrazo anónimo.

Elisa dijo...

Sigo sin poder tomarme muy en serio las palabras de alguien que habla desde el anonimato. Nada personal. Sin embargo le agradezco profundamente haya abandonado la grosera costumbre de agredir sin dar la cara (Creo que hacerse cargo no es simplemente poner nuestro nombre. Lo que diferencia un intercambio de ideas, de una cabronada pelotuda, es la de explicar sin violencia lo que pienso como individuo, como lo ha hecho ahora, debido a mi pedido)

Créame, soy una persona permeable a las críticas. Pero no soporto la cobardía y la estupidez. Usted puede odiarme, disentir, puedo darle asco lo que escribo, puede sentir vergüenza por la banalidad de mis palabras, creer que estoy perdida, mal gestada, puede pensar que soy parte de una generación basura. etc. Todo eso es válido si así lo siente. No puedo hacer nada al respecto. Pero entrar a un blog y escribir “esto es una mierda y vos sos una ordinaria”, créame anónimo, es sumamente superficial, adolescente y estéril. Siempre es mejor instalar una discusión a la altura de esta “condición de poetas” que cita en varias ocasiones.

Sin embargo y suponiendo que hasta aquí estamos de acuerdo o hemos podido por lo menos, decirnos cosas un poco más naturalmente.

Escribo:

Anónimo, usted nunca va a gustar de mi poesía y en cierto lugar y después de leerlo respetuosamente (y no va de ofensa hombre!) me alegro profundamente.

Anónimo: Usted no puede decirme “jamás debería haber empezado este poema” dado que estaría contradiciéndose groseramente con palabras suyas que subsiguieron a esta frase. Como no creer en la crítica literaria o pensar que nadie puede decirle a nadie nada sobre la poesía.

Creo que si sostiene que el dialogo es la única herramienta para comprendernos, callar a alguien, decirle que jamás debió escribir lo que escribió, es un poquito corrido. Debería usted replantearse sinceramente que es lo que piensa y sostenerlo, lo respetaré y aún más.

Creo que no tenemos porque opinar igual.

Anónimo: Yo pienso distinto. Yo creo que el poeta debe escribir con el cuerpo. Creo que el alma es una metáfora muy tierna, usada – y lo cito- “a lo largo de la historia y por todas las generaciones que han habitado este planeta” como un instrumento de dominio, de escisión. El “alma”, nada mejor para anestesiar los cuerpos. Los cuerpos, lo único que somos. Nada mejor para hacer un picadero de carne humana.

“El cuerpo está preso del alma” Escribe Michel Foucault en “Vigilar y Castigar” libro que le recomiendo, en este sano intercambio de cosmovisiones.

Por ultimo, le comento que defiendo la pornografía… vaya sinceridad de los pueblos, no? Estoy harta de las palabras vaciadas del alma, porque no dicen nada, porque no revuelan, no provocan ninguna discusión. Y cuidado, no se confunda, esta intercambiando ideas con alguien “sumamente sensible a la belleza” como escribe Dolina.

Pero escribir -para mí- implica un lugar de resistencia. ¿Como son las palabras marginales, de borde?. Palabras mugrientas. La poesía -es también- política para mí. Y le confieso, me parece absurdo y hasta me da un poco de risa confirmar que a esta altura escribir “culo, pija, teta, semen, leche, poronga y concha” ofendan a alguien.

Nada más bonito que un buen culo, anónimo, no me lo va a negar.

Andrés dijo...

No se qué le hace pensar que usted es menos anónima que yo por ponerse un nombre. Si es eso lo que molesta y levanta sospecha sobre mis palabras, me bautizo en este mismo acto con el nombre de Andrés. Eso sí, mientras sigamos manteniendo esta discusión virtual ni ud ni yo sabremos si es que yo me llamo Andrés y ud Elisa, si verdaderamente soy hombre y ud mujer...etc. Son las limitaciones de este medio, por lo cual es usted muy ingenua y pierde energías al ofuscarse porque alguien asuma su lugar de enunciador a través de un medio absolutamente impersonal que nos convierte a TODOS en auténticos anónimos. No se deje engañar por las estiquetas, desde esa lógica puedo decirle que he chateado varias veces con "shakeaspere08".
Una poeta muy respetada escribió: "Hacer de mi cuerpo, el cuerpo del poema" y, creame, casi al final de su vida su lenguaje fue mutando hacia zonas obscenas para iluminar nuevos sentidos y atravesar las barreras de "lo prohibido" , lo políticamente correcto. Estoy hablando de A. Pizarnik, que no se privó de escribir nada. No es la palabra culotetapijasemenconcha lo que ofenda estimada, es el empleo banal, es esa suerte de poesía zapping, con frases que podemos encontrar tanto en la portada de una revista chimentera como haciendo un recorrido por los diferentes programas televisivos de las 10 de la noche. Sino consagremos a Wanda Nara como poeta contemporánea y que se vaya todo al carajo amiga! "Me hice famosa por chupar bien la pija y tragarme todo el semen de mi amante" (Nara, Wanda. "Le pongo el cuerpo a la poesía y el culo a mi novio", 2008).
Para mí escribir también implica un lugar de resistencia... ¡Pero dígame a qué se resiste usted si reproduce el lenguaje banal televisivo! Apúnteme por favor a qué se resiste si defiende la pornografía como un acto de "sinceridad" cuando constituye el acto mas perverso y la demostración más acabada de un sistema que transforma nuestros cuerpos en objetos de consumo, "un picadero de carne humana" para ser devorado por el mejor postor. Espero no escriba desde ese cuerpo dominado, alienado, escindido; porque si es así, prefiero hacerlo desde la cárcel de mi alma que es mía.
Alguien dijo alguna vez que el lenguaje es el dispositivo de dominación mas efectivo. Palabras embestidas, significados diversos y hasta contradictorios para un mismo significante, palabras que nos hacen decir cosas que no queremos decir, pensar de una manera, actuar de otra... El "lenguaje fascista" de Barthes que se caracteriza menos por lo que obliga a decir que por lo que impide.
Por eso propongo recuperar el sentido primitivo de las palabras, des-cascararlas, desenmascararlas, recuperar en este ejercicio de escritura algo de la libertad de que nos privaron.
Mujer, ¿amiga?, poeta. Esto es resistencia para mí, esto es política. Podemos opinar diferente, nuestras búsquedas a través de la palabra pueden incluso diferir, pero no podemos ni debemos nunca abandonar el deseo de cambiar, transformar todo lo que de corrompido habita en el lenguaje.
He leído atentamente sus palabras, le encuentro razón a mucho de lo que dice, incluso a las contradicciones y defectos que me achaca. Suelo dejarme llevar por ese instinto animal que es el impulso de la pasión, desprovisto de intellecto, fiel al ritmo que imponen los latidos del corazón a los dedos que golpean ferozmente el teclado de mi computadora. Creo que ambos tenemos qué aprender del otro. Y, creame, si por algún motivo yo subestimara su potencial creativo o intelectual, no estaría acá perdiendo mi tiempo en responderle o haciendo un "seguimiento de su producción escrita". Creo que tiene mucho más para dar. Está en usted hallar razón o no en mis palabras. Cariños, Andrés(¿?).

Elisa dijo...

No se confunda, no soy anónima de nada. Me llamo Elisa Gagliano. Soy mujer. Tengo 24 años. Vivo en Alta Cba. Y arriba en mi blog, puede encontrar un mail donde me ubicará.

Es mas puede venir a tomar mates cuando quiera, tengo una terraza y un patio lleno de flores. De todas maneras leyó mal. Interpretó mal. Hablo del anonimato argumentativo no del nominal. Ese anonimato cobarde que solo insulta y no se expresa. Por eso en mi anterior y extenso comentario, aclaré que me alegraba sobremanera que haya usted abandonado la costumbre de volverse uno de ellos, como en un principio sucedió. Luego le agradecí la haya sustituido por una discusión un poco más interesante. Creo que así fue.

“Ser anónimo, insultar e irse” es la conducta que me ofusca y es justamente esa a la que me refiero. No es ingenuidad créame.

Es de cabrona. De Tana. De mal parida. De ranquel.

No me gustan los cobardes. Debe ser por miedo a serlo.

De todas formas puede seguir siendo un NN. En sus palabras encuentro sustento y por mi esta bien. Créame compañero que lo encuentro. Así que puede llamarse Oscar, Patricia o Agüero es pueblo. Por mi, da igual. Ya podemos charlar, eso es lo importante.

Le aclaro, comparto la idea que tiene sobre los límites de este medio. Por eso le propuse la mayor franqueza posible, dentro de este medio imposible, claro.

Con respecto a los calificativos que le impone a mi poesía, no puedo más que leerlo, sonreír y pensar qué subjetivo es el gusto.

No soy Alejandra Pizarnik, eso esta clarísimo. Nunca nadie será Pizarnik, anónimo Andrés. Soy una chica de barrio que escribe como puede. Que intenta aprender. Que escribe lo que le sale. Que no tiene demasiadas aspiraciones líricas, puesto que el lirismo es una estética que aprecio poco y entre dientes. Soy una niña que usa este medio porque este medio es el que hace que sucedan cosas como estas. Es el intercambio el que interesa. Con mierda incluida y todo, lo sigo prefiriendo, veo que usted también, puesto que se mueve dúctilmente.

Debo confesarle que ha esta altura de la discusión, necesito leer lo que escribe. Sino su mensaje pierde sustento para mí. Pierde lo que usted con tanta seguridad, dice y cita y juzga. Se lo pido como favor personal para poder seguir dialogando. Es que si usted dice lo que dice y no escribe, éste intercambio seria totalmente decepcionante para mí. Usted volvería a ser lo que fue en un comienzo. No quisiera eso pasara.

Otro tema. No creo, produzca yo o imite un “lenguaje banal y televisivo”. Espero usted no imite a Marcelo Tinelli, ya que me asusta la liviandad y el parentesco con la que su persona y él descalifican al resto.

Si Wanda Nara es poeta o no, no seré yo la que deba decirlo. Yo elegiré leerla o no, en el mejor de los casos.

Y créame me resisto a la televisión, aunque usted sostenga que la reproduzco. También me resisto a los moralistas. A los estilistas. Me resisto a los criticones. A los anónimos. Me resisto a los chupa sirios. A los chantas. Me resisto a los fascistas. Me resisto a las guerras. Me resisto a ser una estúpida. Me resisto todo el día a no volverme un producto televisivo. Me resisto a dejarme guiar por lo que los demás opinan de mí, me resisto todo el tiempo.

Virando la discusión hacía la macabra pornografía, le cuento que la defiendo porque existe, porque es real y porque no tolero que se haga foco sobre las consecuencias y no se reflexione mas profundamente sobre las causas.

Las consecuencias son inimputables la mayoría de lo casos. O por lo menos ponerlas en discusion no va a cambiar nada. Entonces operar y juzgar sobre ellas me parece realmente pobre.

La pornografía existe desde que existe el hombre. Yo no la enmarcaría tan fácilmente en un producto de este sistema capitalista y de mercado, ese es otro tema. Me parece esta siendo usted reduccionista con respecto al porno.

La prostitución, el sadomasoquismo, la adicción son parte de la historia de los hombres desde que los hombres escriben su historia, no del modelo económico.

Si quiere y le interesa el tema, podemos hablar de lo que sucede con los cuerpos bajo el régimen del sistema capitalista, pero ese es otro tema.

Retomando.

Porque odio la hipocresía, defiendo la pornografía. Es puro pragmatismo. Es como estar a favor o no del aborto Anónimo Andrés. Nadie esta realmente a favor del aborto. Pero la gente, las mujeres lo practican. Todo un pueblo de mujeres lo decide día a día. ¿Cómo entonces voy a negarlo? ¿Cómo entonces voy a poner el foco del problema en lo que los cuerpos deciden hacer o no hacer y no, en por ejemplo, los sistemas punitivos absurdos?

No me acuerdo quien escribió, que si se admite que la prohibición del incesto es el umbral de toda cultura, entonces la sexualidad se encuentra desde siempre bajo el signo de la ley y el derecho. La ley y el derecho son acuerdos entre hombres. Relaciones de poder y saber. Si todo un pueblo transgrede tal o cual legislación, la misma se vuelve absurda, se vuelve inservible y vacía.

Para ir finalizando y con respecto al lenguaje como dispositivo de dominación, estoy totalmente de acuerdo con usted. Sin embargo me parece que “buscar el sentido primitivo de las palabras” es absurdo en la medida que se entienda que un lenguaje desde que nace, se estructura como mecanismo de significación y dominación. Sino estaríamos suponiendo que hubo una vez un lenguaje inocente y puro y que vino un señor malo y lo uso para volver bruta a la gente. Pensar que hay un lugar primitivo -lingüísticamente hablando- a donde podamos volver, me parece ingenuo de su parte. Creo si, que estamos completamente distanciados de nuestro cuerpo. Creo que el discurso nos anestesia. Creo que el cáncer llena esa brecha (hago hipótesis sumamente paganas, claro. No podría yo, levantar ideas de otra índole).



Estoy segura que aprenderemos el uno del otro. Claro que tengo más para dar. Sino estaría codeándome con cierta idea divina y de inmortalidad. Lo que me sorprende es que sea usted el que lo sostenga. Que hable de mí y de mis posibilidades con tanta soltura. Me da un poquito de risa, pero a esta altura, podré aceptarlo como una característica de su persona.

A modo de despedida, lo felicito. No es fácil entablar una charla comprometida con personas con nicks como "shakeaspere08".
Después y si tiene tiempo me da las direcciones así pruebo un ratito. Veo que tiene chancha en el medio

Un abrazo fuerte, querido anónimo Andrés

Elisa

dibujador dijo...

ay, ojalá tuviera yo comentaristas así. Ahora hay un anónimo que me dice que soy pervertido. Pero no se gasta mucho.

Elisa dijo...

Vio dibujador?

Pero lo perdí
a me habia encariñado y todo

martín m. dijo...

elisa,

no quiero escribir
que el intercambio que aquí hubo
es una de las cosas
que festejo de un blog

sin enmbargo
rescato en su profundidad
el cambio de actitud
de quien se
autobautizara
como andrés

pero rescato también
la defensa que ud hace
de su propio poema

sin embargo
déjeme decirle
que el poema podría crecer
en longitud y sentido
quizás si cuenta en él
algunas circunstancias
externas a lo que está contando
y además haciendo un brinco
a lo que pasa con el narrador
frente a eso mismo

no sé
sólo son ideas
ya que ud dice
que no supo
cómo continuarlo

le dejo un beso
en mi primer visita

Anónimo dijo...

ayyayay... un pequeño Anadón ilustrado tenemos aquí, y este otro boludazo del final que escribe mensajes cortado en versos, y encima pretende corregir el poema.
El texto está muy bien, amiga, un distraído podría remitirse al haiku, pero no tiene nada que ver, y la línea del final tiene una construcción fonética excepcional, absolutamente necesaria para desrmar el juego galopando-costado con una pausa previa.
Felicitaciones.