2/3/12

Motivos para postergar el suicidio hasta el próximo domingo IV

Hoy me desperté suplicándole al mundo un poco de mesura. Que cualquier discusión es mediocre, o mejor dicho toda discusión está al medio y suele ser tibia (y tibio esta bien, siempre y cuando sepamos que eso no es lo que quema). Discutimos miles de cosas por minuto, por segundo, nos enojamos, nos amigamos, tenemos enemigos y cómplices. Porque si discutimos la base. Si discutimos en serio, habría que ser tan despiadado con el reflejo de lo que somos. Ayer (y agradezco infinitamente este espacio de libertad para decir) escuchamos el audio de un español desesperado en la radio. Y hubo una conmoción grandisima en la mesa y por parte de los oyentes. Este señor decía que iba a tener que vivir debajo de un puente si las cosas seguían así. Pobre señor, estaba sufriendo. Y ahí está la trampa que nos tendemos a nosotros mismos. Porque nos conmueve ese sufrimiento y no el que tenemos al lado? No nos importan las personas que viven bajo los puentes hoy, en cba en el puente Maipu. Nos importa que alguien parecido a nosotros no tenga donde vivir. Nos asusta la idea del puente arriba de nuestras cabezas. Sino no habría gente bajo los puentes en cba. Bueno elisa pero el sistema es así, no, el sistema somos todos. Y esa miserabilidad es la que tenemos que aprender a sobrellevar para no ser hipócritas. Porque desde la sinceridad podemos cambiar las cosas. Pero solo desde ahí. Desde ahí hay esperanza, hay humor, hay encuentro, hay verdadero dialogo, hay construcción. Que es lo que nos asusta? La muerte? O algunas muertes? Algunas muertes que se acercan demasiado a lo que somos? Nos importa la muerte de un obrero en Salta? De verdad lo pregunto y sin ánimos de ofender, también me lo pregunto a mi. ¿Nos horroriza la muerte de un skater porque podemos ser nosotros los que lo atropellemos y nos arruinemos la vida?. Esa tragedia esta cerca. Si fuera un albañil sin arnés el que se hubiera partido la cabeza, nos hubiera preocupado, nos hubiéramos conmocionado con eso, nos hubiéramos enojado así? De verdad lo pregunto. Nos hubiéramos detenido a mirar la noticia y a llamar a las radios espantados? Los medios lo hubiéramos convertido en noticia? Pido disculpas si esto irrita o molesta o incomoda o es equivocado, no es la intención… solo trato de ser honesta. La muerte está legislada señores. Como sociedad legislamos la muerte. Si Kadafi tenía tan solo un palo en la mano, murió en combate y no había que realizar investigación, ni causas judiciales. Si no lo tenía fue asesinado y había que encontrar a los culpables. Es raro. A partir de esta situación no importa el cuerpo, no es lo importante, importan las ideas y creencias que lo rodean… las condiciones de visibilidad, de impacto, de prensa, de acuerdos internacionales que este cuerpo viola o no. Por eso mundo te pido un poco de mesura. ¿Alzamos la palabra para quienes y cómo? Nos inventamos un marco para ver, para creer, para establecer pilares éticos y estéticos. Lo que se cambia debería ser lo que importa. Lo que se mueve de lugar y mejora las cosas. El bienestar de toda la gente, eso debería importar. Pero de toda. O por lo menos la valentía para admitir que nos importa alguna gente. Solo alguna. Ni siquiera nuestros sentimientos deberían traicionarnos y ponerse delante del dolor ajeno. A veces creo que nos han inventado una manera del amor y hasta eso es funcional al poder. Políticamente incorrectos? Impolíticamente correctos? Apolíticos? Que se yo. Solo recuerdo una frase de Marta Pelloni que dijo "Política solo es lo que uno hace por el otro desde que se levanta hasta que se acuesta, el resto es otra cosa". Marta Pelloni, escucha esta canción y posterguemos todos nuestro deceso hasta el próximo domingo.

1 comentario:

Rafael Bustos dijo...

Me encanta lo que escribís. Soy muy sensible, muy linda persona.

Me hiciste acordar a este genio: "IMAGÍNATE A TODA LA GENTE
COMPARTIENDO EL MUNDO
PUEDES DECIR QUE SOY UN SOÑADOR,
PERO NO SOY EL ÚNICO,
ESPERO QUE ALGÚN DÍA TE UNAS A NOSOTROS
Y EL MUNDO VIVIRÁ COMO UNO"...